Vacaciones en pareja: cómo sobrevivir (y no separarse en el intento)
17805
post-template-default,single,single-post,postid-17805,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Vacaciones en pareja: cómo sobrevivir (y no separarse en el intento)

vacaciones en pareja

Vacaciones en pareja: cómo sobrevivir (y no separarse en el intento)

Llega el tan deseado período estival y nos afanamos haciendo planes, maletas y guías para por fin, poder disfrutar de tan merecido descanso. Pero este idílico planteamiento puede esconder una oscura realidad: según el Instituto  Nacional de Estadística, tres de cada diez parejas se separan después de las vacaciones. ¡¡ Que no “panda el cúnico”!! No tenemos por qué estar predestinad@s a engrosar esta estadística. Veamos a continuación algunas ideas que nos pueden ayudar para que estas vacaciones en pareja sean verdaderamente memorables (¡y no por dramáticas!):

7 Consejos para sobrevivir a unas vacaciones en pareja

  1. En vacaciones vamos a pasar más tiempo con nuestra pareja del habitual. Aunque el roce hace cariño, el roce también hace el “roce”. No descartéis hacer planes por separado dentro de las vacaciones: cada un@ podrá disfrutar de lo que más le gusta, sin condicionar al otr@. Es importante tener espacios personales en la vida de pareja, y las vacaciones no son algo distinto. Además, al vivir experiencias diferentes, no sólo os sentiréis autorrealizad@s, sino que podréis hablar de ello cuando os reencontréis, por lo que las conversaciones se enriquecerán.
  2. Otro de los problemas a los que nos solemos enfrentar en este período, es la idealización de las vacaciones en pareja.  Las esperamos como agua de mayo durante todo el año y eso a veces, nos genera unas expectativas poco realistas. Si la relación no está funcionando, esperar que las vacaciones sean idílicas, es esperar demasiado. Si tenemos gustos diferentes, esperar que se consensuen de manera mágica en el período estival, es soñar despierto.  Por otro lado, si no hemos tomado un tiempo previo para hablar de lo que nos gustaría hacer, de la organización de las escapadas, de las expectativas de cada un@, lo más probable es que eso haga aguas en algún momento. Consejo: hablad, planificad y tened expectativas flexibles. Si algo no sale como esperas, no es dramático ni catastrófico; seguro que hay un plan “b” del que puedes disfrutar (ya sabes,¡ la capacidad de disfrutar está dentro de ti!). Y no olvidemos el “hoy por ti, mañana por mi”: seguro que si nos adaptamos y organizamos  un poco, ¡hay tiempo para hacer de todo!
  3. Vive en las vacaciones, no en las redes sociales. Tod@s queremos compartir lo bueno de nuestra escapada: paisajes, comidas, monumentos, selfies… Y quizás un poquito de “postureo vacacional” no está mal. Pero no olvides disfrutar de la experiencia, de modo personal, y en pareja. Es triste ver en una terraza de un lugar idílico, con una suculenta cena, que las parejas se comunican más con sus smartphones, que con la persona que tienen enfrente. Un reto: móviles apagados y ¡a conversar!
  4. Si las vacaciones son con niñ@s, no olvidemos buscar momentos exclusivos para la pareja. Un hotel con guardería o “peque-club”, puede ser una magnífica opción. Disfrutaremos de los más pequeñ@s, pero sin descuidar los ratos de intimidad. Si durante el año somos “más padres que pareja”, las vacaciones son un momento perfecto para reconectar con la persona de la te enamoraste.
  5. Si las vacaciones son con la familia (progenitores, suegr@s…), buscar momentos exclusivos para la pareja es igualmente importante: una excursión a solas, un café, una cena, salir a bailar… Lo ideal, negociarlo de antemano, así será más fácil que los planes salgan y que nadie se moleste (aunque de hacerlo, es su problema, no el tuyo; sólo estás ejerciendo tu derecho asertivo a hacer con tu tiempo lo que deseas). Si  pasar las vacaciones con la “familia política” puede ser un problema, siempre podéis optar por pasar un tiempo de las vacaciones por separado; cada uno con su respectiva familia de origen, o repartir los tiempos: parte con la familia y parte en pareja o parte a solas. Así, serán mucho más llevaderas!
  6. Aprovechad las vacaciones en pareja para hacer alguna actividad especial, algo que no hagáis durante el resto del año: snorkel, kayak, volar en globo, paseo en barco, montar a caballo, ir a la ópera, a un musical… Hacer cosas especiales, une, y además, ¡es divertido!
  7. Las vacaciones pueden ser un momento ideal para tener un detalle especial con nuestra pareja: eso que no regalas en aniversarios, o por San Valentín, porque no eres de es@s… Pues ¡Voilá! ¡Ahora es tu momento! Un regalo inesperado, una cena romántica, una experiencia compartida … Nadie lo espera, así que la sorpresa será mayúscula!! Si necesitas inspiración, aquí te dejamos un par de enlaces interesantes que pueden ayudarte a conseguir un regalo perfecto:

Después de estas recomendaciones, seguro que vuestras vacaciones en pareja serán inolvidables!  Y para que la espera no se haga taaaan larga ni se acumulen tan elevadas expectativas, un consejo: planificad pequeñas escapadas a lo largo del año que hagan más llevadera la llegada del verano y os ayuden a conectaros aún más como pareja.

 

Rebeca Lajos Rañó

Psicóloga Sexóloga en Aidé

Resumen
Fecha de revisión
Calificación del autor
51star1star1star1star1star


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies