consejos-para-sobrevivir-la-cuarentena-en-pareja

8 Consejos para “sobrevivir” a la cuarentena en pareja

Estamos ante una situación inédita en nuestra historia y quizás a algun@s nos pueda pasar factura. Son días de aislamiento, de no hacer actividades de ocio ni sociales fuera del hogar, de estar en casa con la pareja y/o familia, es decir, de compartir más tiempo y menos espacio del habitual y aunque el “roce hace el cariño”, también “el roce hace el roce” y es fuente de potenciales conflictos. Es por ello que os queremos hacer llegar algunas recomendaciones centradas principalmente en el ámbito de pareja (aunque algunas son también extrapolables a cualquier tipo de convivencia).

Recomendaciones en pareja para largos periodos en casa

  1. Planead una rutina en casa: un tiempo para dormir, un tiempo para tareas domésticas, un tiempo para el trabajo (si es viable), y un tiempo para el ocio, tanto individual como en pareja, y es que en estas circunstancias es también importante que seamos conscientes de tener momentos de “soledad” o de disposición personal. Podéis hacer un listado de las cosas que queréis hacer juntos (¿qué tal una cena romántica a la luz de las velas y con música de fondo?) y de las cosas que queréis hacer individualmente, y en base a ella establecer un planning orientativo para la semana. Y si esto os parece demasiado “cuadriculado”, o sois más de improvisar, al menos no os acostéis sin plantear lo que vais a hacer a la mañana siguiente. Esto evitará la posible sensación de apatía y desidia al comienzo del día.            
  2. Respecto a las tareas domésticas y cuidado de personas a vuestro cargo, es bueno que negociéis quién hará qué, ya que este status actual es diferente a cualquier otro que hayamos vivido antes, por lo que requerirá de nuevos planteamientos y estrategias.
  3. Manteneos activ@s: el ejercicio físico ya sabemos que es fundamental, y ahora lo vamos a ver limitado por la imposibilidad de salir de casa o acudir a gimnasios y actividades deportivas. Es por ello que es interesante que planifiquemos una rutina de ejercicio. Son muchas las Apps que plantean rutinas de ejercicio y muchas de ellas gratuitas (“Ejercicios en casa”, “Fit30”, “Entrenamiento para mujeres”…). También hay entrenadores personales que siguen con sus rutinas de entrenamiento online o en streaming, así que no tenemos excusa para mantenernos en forma. Incluso hay alternativas divertidas para hacerlo con los más pequeños de la casa y así “matar dos pájaros de un tiro”.
  4. Sed flexibles y pacientes: es hora de comernos nuestros “egos” y plantearnos que el/la que gana no es quien tiene la razón, sino quien cede y evita el conflicto. Te proponemos un reto: ¿Serías capaz de, durante una semana, no llevar la contraria a nada de lo que proponga tu pareja? Sería algo así como hacer todas las cosas a su manera. La segunda semana podéis invertir los papeles. Quizás os sirva para ser conscientes de que a veces también es bueno relajarse y dejarse llevar por el otr@, que a veces hay más de una forma de hacer las cosas y sobre todo, de lo difícil que es discutir y tener un mal clima cuando nos empeñamos en ceder por sistema. ¡Haced la prueba!
  5. Si surge el conflicto, TIEMPO FUERA: Esta técnica se utiliza en terapia para manejar la conflictividad en pareja o cuando sentimos rabia y/o ira ante una situación determinada. En su forma original, se trata de salir fuera del lugar donde está teniendo lugar el conflicto y poner tierra de por medio. Así conseguimos “enfriar” nuestras emociones y llegar a una calma que nos conecta con nuestra parte más racional y destierra “la fiera” que llevamos dentro. Y desde esa posición, propiciar el diálogo. Dadas las circunstancias actuales, nos será imposible “salir” salvo que tengamos un patio, jardín o terraza. Pero hay una alternativa: habilitad un lugar de la casa donde aislaros en caso de discusión (por ejemplo, el dormitorio) de forma que, ante una situación conflictiva, un miembro de la pareja dirá “tiempo fuera” y se recluirá en ese lugar y no saldrá hasta que sienta que su “actitud defensiva” ya ha desaparecido (hay quien necesita 15 minutos, pero también quien necesita más de una hora). Puede ayudarnos un poco de actividad física durante este tiempo fuera (ideal si tenéis una bici estática o una cinta de correr). De no ser así, no dudéis en agarrar una almohada grande y liaros a “almohadazos” con la cama, hasta acabar exhaustos… Sin duda, os calmará, y desde esa calma, podremos retomar el diálogo. Así que, a la primera señal de ataque (subir el tono de voz, tensión muscular,  gesticulación excesiva…) dos palabras: ¡¡TIEMPO FUERA!!
  6. Tecnología sí, pero con mesura: por fortuna este aislamiento no impide que sigamos conectados y comunicados con el mundo, pero que eso no haga que a la vez nos aislemos de la persona que tenemos al lado. Aprovechad este oportunidad para hacer cosas que no soléis hacer: charlar con un café y sin móviles, jugar a algún juego de mesa (también puede ser en versión erótica), hacer un visionado de fotos juntos y repasar viajes compartidos o planificar escapadas futuras,  hacer una visita virtual por museos (el Prado, y el Thyssen tienen abiertas visitas online a sus exposiciones permanentes, así como parte del Louvre,  el Metropolitan de Nueva York, el Museo Vaticano, o el Arqueológico de Atenas). También podéis decantarnos por algo más “sensual” y leer juntos una novela/relato erótico o quizás investigar las páginas del Kama Sutra
  7. Aprovecha para conocer mejor a tu pareja: sí, quizás lleváis mucho tiempo junt@s y creéis que lo sabéis todo del otr@. Pues… ¡pongámoslo a prueba! Aquí os dejamos unas cuantas propuestas para crecer en conocimiento mutuo, mejorar vuestra intimidad y ¡salir reforzad@s!
  8. Cada “crisis” es una oportunidad en potencia: es importante mantener una actitud positiva ante esta nueva y desconocida circunstancia. Y si bien tod@s somos conscientes de las limitaciones que supone, pasemos a ver también “el lado bueno de las cosas”. ¿Cuántas veces os habéis quejado de no tener tiempo para…, o no encontrar el momento de…? Esta es una buena oportunidad para vivir más el presente: mindfulness.  Ahora está en vuestras manos sacarle partido.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda y os inyecten un poco de optimismo de cara a estas semanas. No dejéis de mandarnos vuestras aportaciones, ideas y comentarios.

Y no olvidéis que nuestro equipo de psicólogas sigue realizando terapia psicológica online. Si necesitas asistencia, aquí estamos.

Rebeca Lajos Rañó. Psicóloga y Terapeuta de Pareja en Aidé



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
×