¡CHICAS! BIENVENIDOS LOS 40! La mejor etapa sexual de la mujer | aidepsicologia
17605
post-template-default,single,single-post,postid-17605,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
bienvenidos-a-los-40-chicas

¡CHICAS! BIENVENIDOS LOS 40! La mejor etapa sexual de la mujer

Quizás a muchas os haya sorprendido el titular. Quizás otras penséis que otra etapa fue mejor, y quizás otras no lo podáis saber con certeza porque no hay una pareja con la que comprobarlo, pero esta es la realidad que muestran los estudios y las encuestas más relevantes de las últimas décadas y a continuación os explicaremos el por qué.

Si, puede que físicamente no sea el mejor momento, y puede que no sea la etapa de mayor frecuencia sexual pero no es una cuestión de cantidad sino de calidad.

A los 20 no nos conocemos bien sexualmente, tenemos más sexo pero a veces los motivos son complacer al otro, la presión de un mundo hipersexualizado, el sexo es más estereotipado, ellos más finalistas, es un sexo más rápido y compulsivo. Hay que reconocerlo, los 20 son un momento fantástico, tenemos una energía desbordante, pocas preocupaciones y responsabilidades y es una etapa muy estimulante, pero en la cama sabemos poco de nosotras y por lo general, nos dejamos llevar.

A los 30 la mujer va madurando sexualmente, aunque puede que aún esté más centrada en el coito y orgasmo. El hombre tiene menos prisa por eyacular, quiere disfrutar más, tener más control… Podría ser una etapa de oro pero, también coincide con que es la etapa de mayores cambios y actividades, más preocupaciones, ausencia de estabilidad en lo laboral y lo económico, mucha energía en lo profesional, en hacerse un hueco o llegar a las metas, y si además llegan los hijos, dobles jornadas laborales y agotamiento.

 

Y sin embargo, a partir de los 40, parece que nos favorecen algunos cambios:

  • Sexualmente, la mujer ha desarrollado un complejo sistema venoso en los genitales que hacen que aumente su capacidad de excitación y orgásmica.
  • Se conoce mejor sexualmente, lo que le gusta y lo que no, y además está más desinhibida para pedirlo.
  • Al desplazarse las preocupaciones laborales y familiares (maternidad) hay más tiempo para reflexionar sobre aspectos vitales, sobre lo que necesitamos individualmente o en las relaciones.
  • Bajan las cargas familiares lo que favorece más tiempo para la pareja y/o uno/a mismo/a.
  • La mujer se atreve más a decir que no y como en otras áreas, ya ha probado más cosas y sabe lo que le gusta y lo que no.
  • La visión del sexo se enriquece, más global, completo y variado. Se vive más un conjunto de sensaciones más profundas y no solo como algo físico.

 

EN RESUMEN, LOS 40 SON EL PICO ÁLGIDO PORQUE HAY:

  • Más tiempo
  • Menos responsabilidades
  • Más experiencia
  • Menos inhibiciones
  • Menos complejos (aceptamos más el cuerpo)
  • Más seguridad en lo que se quiere y en lo que no

 

Quizás hay mujeres que han estado más tranquilas a los 30 y precisamente a los 40 estén más ocupadas con lo profesional o lo familiar (recordemos que en la actualidad son muchas las que a los 40 tienen bebés, cuando hace unas décadas se tenían a esa edad hijos/as adolescentes). Otras estarán en procesos de separación o en búsqueda de pareja y quizás la vida sexual no sea una prioridad ahora mismo.

Pero la realidad es que a los 40 comienza la etapa de madurez. Es una madurez mental y también genital. En lo mental es fácil de comprobar; cualquier mujer que haya llegado a los 40 va notando como las experiencias y el paso del tiempo le aportan una nueva serenidad, menos altibajos, más capacidad de relativizar los problemas y de solucionarlos, menos dramatismo al sufrimiento, una visión más clara de lo que es importante en la vida y lo que no. Invierten mejor la energía en lo que merece la pena y en las personas que merecen la pena, ya no están por la labor de agradar a todo el mundo y comienzan cada vez a pensar más en ellas y en lo que de verdad desean y necesitan.

En la parte sexual, aunque dependerá en parte de si tienen o no una relación y de sus características, esta madurez mental suma en el sexo mayor profundidad, más relajación, menos finalista. La maduración en los genitales hace que se llegue más fácilmente al orgasmo y por lo tanto se dan con más frecuencia porque además se sabe mejor cómo llegar, y en general el sexo, tenga la frecuencia que tenga, se puede vivir como de mayor calidad.

Es decir mente y cuerpo están alineados para un mayor disfrute.

En el caso de que alguna lectora no se sienta identificada, ¡que no cunda el pánico! Explora un poco las causas. Aunque los genitales estén más preparados para que la excitación y el orgasmo se facilite, no olvidemos que nuestra respuesta sexual tiene algunos grandes enemigos que pueden bloquear el proceso: la presión, las preocupaciones, estar más pendiente del placer del otro que del nuestro, esperar que la pareja adivine lo que necesitamos en la cama en vez de pedirlo y tener un rol pasivo, la vergüenza, y un sinfín de cosas que se podrían resumir en olvidar que, cuando vamos a la , el objetivo es pasarlo bien y disfrutar y que todo lo demás son tonterías que tenemos dejar fuera.

Así que si en tu caso, ya vas sintiendo esos efectos de entrar en la etapa de la madurez pero en el sexo aún no lo estás experimentando… ¡manos a la obra!! Reflexiona un poco sobre qué te está impidiendo disfrutar y relajarte, y poco a poco ve quitando “enemigos” del buen sexo.

Y si lo intentas y no puedes sola, no tires la toalla y pide ayuda profesional. Algunos “enemigos” son difíciles de eliminar y hay buenas herramientas en la Sexología para conseguirlo.

Begoña Ramos
Psicóloga- Sexóloga Aidé

Etiquetas


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR