Terapia Psicológica - Aide Sevilla | Psicologos Sexologos | aidepsicologia
16547
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16547,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

TERAPIA PSICOLÓGICA

ANSIEDAD

La ansiedad es una respuesta automática que se produce en nuestro cerebro ante el reconocimiento de un peligro inminente. La ansiedad es una respuesta normal y adaptativa de nuestro organismo, pero en ocasiones se convierte en patológica. Es el caso por ejemplo, del trastorno de ansiedad generalizada: se vive una sensación difusa de angustia o miedo y deseo de huir, sin que quien lo sufre pueda identificar claramente el peligro o la causa de este sentimiento. Esta ansiedad patológica es resultado de los problemas de fundamentalmente de sus pensamientos negativos.

DEPRESIÓN

La depresión es un trastorno del estado de ánimo y su síntoma más habitual es un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. Es un trastorno donde los sentimientos de tristeza, apatía o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo continuado.

OBSESIONES

Las obsesiones son ideas o pensamientos persistentes que son vividas como intrusivas e inapropiadas y que causan mucha ansiedad o angustia. El trastorno más característico dentro del mundo de las obsesiones es el Trastorno Obsesivo-compulsivo (TOC), el cual es un trastorno psiquiátrico que se caracteriza por la presencia de obsesiones y de compulsiones (conductas repetitivas que se realizan según unas reglas muy rígidas).

FOBIAS

Es un trastorno que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas. Podemos diferenciar entre fobia específica, donde hay miedo y malestar asociado con un estímulo en particular (por ejemplo fobia a las tormentas o a los insectos) y fobia social donde la problemática se encuentra en la relación de la persona con los demás. Las fobias causan a quienes las padecen un temor intenso que puede ir acompañado de síntomas físicos como nauseas, mareos, palpitaciones, etc…y pueden derivar en un ataque de pánico.

TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN

Una persona presenta problemas de alimentación cuando tiene comportamientos alimentarios extremos, por ejemplo, dietas que nunca se acaban y cada vez se vuelven más estrictas o ingestas desmesuradas.

Los trastornos de alimentación más comunes son la Anorexia y la Bulimia. Las personas con estos trastornos sienten un miedo real a engordar y tienen una imagen distorsionada de su cuerpo, restringen la ingesta de comidas haciendo dieta, ayuno o ejercicio físico excesivo o se dan “atracones de comida” y después tratan de compensarlo con medidas extremas como el vómito autoinducido.

La obesidad y la sobreingesta compulsiva son otros dos trastornos de la conducta alimentaria que cada vez son más frecuentes y que generan gran preocupación a las autoridades sanitarias. Aunque puede haber desencadenantes de tipo físico, es habitual que exista un trasfondo psicológico detrás de estas patologías. Además el uso combinado de dieta y herramientas psicológicas suele ser un gran aliado a la hora de superar estas dificultades.

CRECIMIENTO PERSONAL

A través de este tipo de terapia se pretende que la persona aprenda a través de la conciencia de sí mismo, a aprovechar sus posibilidades de pensar, sentir y actuar. Estas habilidades se manifestarán en aspectos tales como usar el pensamiento libre o autónomo, dominar una libertad responsable, tener seguridad en uno mismo, ganar salud emocional y tratar de alcanzar el éxito en los proyectos personal.

Aide imagen

MEJORAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos. El término fue popularizado por Daniel Goleman, con su célebre libro: Emotional Intelligence, publicado en 1995. Goleman estima que la inteligencia emocional se puede organizar entorno a cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación, y gestionar las relaciones.

ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES Y COMUNICACIÓN (ASERTIVIDAD)

Una conducta socialmente habilidosa se define como un conjunto de comportamientos emitidos por un individuo en un contexto interpersonal que expresa sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás y resolviendo los problemas surgidos en una situación determinada, minimizando la probabilidad de futuros problemas. Ser asertivo es tener la capacidad para expresar o transmitir lo que se quiere, lo que se piensa o se siente sin incomodar o herir los sentimientos de la otra persona.

AYUDAR EN EL PROCESO DE DUELO POR MUERTE

El proceso de duelo por muerte de un ser querido es uno de los procesos psicológicos más complicados que puede pasar una persona ya que, normalmente se pasa por todo tipo de emociones: la persona se puede sentir enojada, engañada, aliviada, culpable, triste, vacía, etc… Las emociones pueden ser más intensas o profundas de lo habitual y en ese sentido a veces puede ser necesaria ayuda a nivel profesional.

MEJORAR LA AUTOESTIMA

La autoestima es la percepción que tenemos sobre nosotros/as mismos/as y se compone de un conjunto de pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros/as mismos/as, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter.

PROCRASTINACIÓN Y GESTIÓN DEL TIEMPO

En ocasiones podemos sentir que nos falta tiempo para hacer todo cuanto esperamos, que las horas del día no nos llegan para todo lo que tenemos pendiente… Pero el tiempo es finito, por lo que ya que no es posible estirarlo más allá de las 24 horas diarias, deberemos aprender a gestionarlo de una forma más eficiente.

En otras ocasiones puede que lo que nos ocurra es que tenemos el hábito de postergar para más tarde las tareas o actividades prioritarias y reemplazarlas por actividades de menor importancia, irrelevantes o más agradables. Esto es lo que se conoce como procrastinación , la cual nos puede llevar a no cumplir nuestros objetivos (ya sean personales o profesionales) a la insatisfacción, a la ansiedad, al estrés… Algunos factores asociados con la procrastinación son el miedo al fracaso, la falta de motivación, un excesivo perfeccionismo, la impulsividad, dificultades de concentración e incluso baja autoestima. En este caso, quizás no sólo sea necesaria una gestión eficiente del tiempo, sino también el cambio de determinados aspectos de nuestra forma de pensar y actuar para modificar esta negativa tendencia a la postergación.

Si necesita más información:

Rellene nuestro formulario y nos pondremos en contacto sin compromiso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR