Mitos y estereotipos sexuales | aidepsicologia
17362
post-template-default,single,single-post,postid-17362,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 
mitos-y-esterotipos-sexuales

Mitos y estereotipos sexuales

La sexualidad es la actividad humana más contaminada culturalmente y más reglamentada, con todo tipo de normas, lo que da lugar a los tabúes, mitos y falacias que rigen en cada civilización y cultura. a lo que la religión de carácter judeo-cristiano ha contribuido beligerantemente.

Los mitos sexuales se extienden como los rumores. Una opinión no fundada sobre algo relacionado con el sexo acompañado de la ignorancia o falta de información sobre este tema, se convierte fácilmente en una creencia de toda una generación.

El objetivo de esta monografía es desmitificar un gran número de ideas erróneas, tabúes y miedos comunes en la sociedad en relación con la sexualidad con el fin de romper con ciertas ideas culpabilizadoras y que rompen la libertad y el conocimiento sexual de cada individuo.

1.1 ¿CUÁLES SON LAS MAYORES INFLUENCIAS EN LA FORMACIÓN DE MITOS Y ESTEREOTIPOS EN EL ÁMBITO SEXUAL?

El tema de la sexualidad ha sido un tema muy tabuizado y negado, del que no se podía hablar. Cuando estamos en la adolescencia es cuando se comienza a hablar de esta con los amigos y normalmente a las dudas que tenemos tratamos de darle respuesta a través de los compañeros que tienen la misma información o más distorsionada aún. Esta información la consiguen a través de medios o fuentes nada fiables: revistas de adolescentes, películas, educación sexual-moralista y religiosa. Veamos cuáles son estas influencias:

1- Influencia de los medios de comunicación

La visión que los medios de comunicación finalmente consiguen sobre la sexualidad es muy reduccionista y centrada en el “sexo genital”.

Es por eso que considero de vital importancia ofrecer información objetiva a los adolescentes o bien enseñarles a ver los medios de forma crítica y analítica desde, al menos, los centros educativos y la familia para que no crean ciegamente lo que ven en Internet, en televisión, etc.

2- Influencia de la Iglesia

“El sexo es algo sucio, guarro, asqueroso y pecaminoso. Un resto nauseabundo y vergonzoso de nuestra condición animal”.

Estas son palabras que han estado en boca de los representantes de la Iglesia basándose en argumentos como que en la Biblia estos actos siempre se han condenado; sin embargo parecen tener lagunas y amnesia a la hora de recordar que en ese libro sagrado también se condenan la hipocresía, el rechazo de los hermanos (a pesar de ser apestados, romanos, recaudadores de impuestos,…). ¿Estarán incluidos también los homosexuales, los que practican sexo de forma extramatrimonial, los que utilizan métodos anticonceptivos o practican sexo por placer?

La Iglesia Apostólica y Romana ha propiciado el neointegrismo utilizando principios de moral sexual que condenan la relajación de la vida sexual o erótica pública con censuras como el uso de preservativos, la homosexualidad o la incontinencia en el matrimonio, la abstinencia antes del matrimonio, el sexo por placer…. en definitiva intentar dominar, controlar, orientar los impulsos de carácter sexual.

La suerte de muchos de nosotros es la de contar con una inteligencia media suficiente para analizar, valorar, cuestionar y decidir si eso que se nos intentan imponer desde los medios de comunicación o desde la religión es lo correcto o no según nuestro parecer. En el caso de los que no analizan de forma constructiva estas imposiciones, como muchas otras -políticas, sociales, familiares-, puede que corran riesgos como de vivir una vida ajena o contraria a sus deseos en continua represión, o que se contagien de ETS por no usar métodos necesarios, o vivir culpándose o culpando a los demás por hacer algo natural e innato en todo ser humano: dar y recibir placer.

2. MITO VS. REALIDAD

En este apartado se van a desarrollar una gran variedad de mitos sobre la sexualidad en torno a distintos aspectos y contenidos de la misma. Pero no sería provechoso ni educativo si simplemente hiciéramos una simple exposición de los mismos sin más, de modo que cada mito será contrastado con la realidad intentando de algún modo desmitificar y destruir tales falacias. Con esto intentamos resolver dudas y cubrir las lagunas que existen en la sociedad en general (incluso sexualmente activa).

1. EL CULTO AL PENE

Para muchos hombres, el pene es el único símbolo de masculinidad. Efectivamente el pene es un símbolo de lo masculino, pero forma parte de un sistema completo que une el cuerpo masculino con sus emociones. El pene no es un ente autónomo, aunque muchos piensen que se manda sólo, sino que responde a una serie de estímulos y sensaciones percibidas por el cuerpo entero.

Los negros gozan de mayor impulso y potencia sexual que los blancos.

El tamaño del pene no tiene relación directa con la estatura ni con el peso del individuo, el color de su piel, ni su tamaño es proporcional con otras partes del cuerpo como la nariz. Alcanzará la medida que la información genética transmita. Esta preocupación ha llevado a experimentar sobre él algunas operaciones para dar la impresión de que tiene mayor diámetro o longitud. Algunas de estas intervenciones fueron catastróficas y en algunos casos inciden negativamente en la erección.

Un hombre con un pene grande tiene mayor potencia sexual.

El hombre no sólo tiene el pene para dar placer, también puede recurrir a sus manos, sus boca, su lengua y a todo su cuerpo. Es muy limitado pensar que su potencial erótico, su valor como ser humano y su capacidad para dar afecto y placer esté únicamente en esa parte de sus genitales.

La satisfacción sexual de la mujer depende del tamaño del pene.

Una mayor longitud en el pene no proporciona más placer a la mujer. Las mujeres pueden lograr el orgasmo sin penetración, es decir, sin la presencia del falo. Para muchas mujeres el falo es el final de un largo camino de afecto, caricias, ternura …

2. EN BUSCA DEL CLÍTORIS, EL ORGASMO Y EL PUNTO “G”.

El mejor orgasmo es el producido por la penetración (vaginal).

El coito vaginal es el acto heterosexual por excelencia. Es el objetivo obsesivo de todo varón desde pequeño. E incluso hasta hace poco la penetración vaginal ¡era la única agresión sexual que contemplaba el código penal con rango de violación! Pero resulta que el coito vaginal es lo que menos satisface a la mayoría de las mujeres. La mayor parte de terminaciones nerviosas están alojadas en el clítoris y en la vulva, y muy pocas en la vagina (aunque hay mujeres que también tienen sensibilidad en la vagina y por tanto pueden a llegar a obtener un orgasmo vaginal: 25%).

La mujer no necesita llegar al orgasmo tanto como el hombre.

Hay hombres que piensan que las mujeres no necesitan obtener el orgasmo en cada relación sexual porque emocionalmente puede quedar tan satisfecha y tan llena o más que si lo hubiera disfrutado. Rotundamente NO. La interrupción del orgasmo de forma frecuente y duradera origina el síndrome de Congestión Pelviana (con síntomas que producen varices que llegan a los ovarios y el útero, sensación de peso y dolor en el vientre, hinchazón de todo el abdomen, pinchazos al sentarse y dolor profundo en el coito. Son mujeres con carácter triste, deprimido y enfermizo). Es provocada por el mal uso del aparato genital (tributo que tiene que pagar por sus excitaciones no resueltas. Parece que no es tan peligroso no eyacular en el hombre porque de una u otra manera – con sueños por ejemplo – lo va a expulsar y por tanto no crea ningún trauma ni enfermedad.

La relación sexual sólo es plena cuando hombre y mujer llegan al orgasmo simultáneamente.

Hay parejas que tienen mitificado lo de “llegar al mismo tiempo”: el orgasmo simultáneo. El cine ha contribuido mucho en eso y en esto otro: “polvos” ultrarrápidos sin quitarse los pantalones, mujeres que entran en éxtasis más que física, milagrosamente en cuanto el individuo se le pone encima. Es muy difícil, por eso se propone que primero consiga el orgasmo ella y luego él (porque si lo consigue él antes ella se puede quedar con las ganas – periodo refractario si es que están haciéndolo exclusivamente con penetración. Lo importante es que ambos queden satisfechos de la manera que a cada uno le resulte más placentera.

El punto “G” sólo consiguen encontrarlo los más machos.

Estructura del punto “G”: descrito por Gräfenberg por primera vez. Hay un líquido que segregan algunas mujeres y no en todas las ocasiones que mantienen relaciones sexuales. Este líquido procede de unos restos glandulares embrionarios, similares a los que constituyen la próstata del varón (estas se localizan en la cara anterior de la vagina y su estimulación, una vez iniciada la excitación sexual con el pene en determinadas posturas o generalmente con el dedo produce la efusión de éste líquido. La ciencia oficial no reconoce la existencia de esa estructura pero tampoco da explicación a la emisión y procedencia de ese líquido.

3. LA MASTURBACIÓN

La masturbación tanto masculina como femenina desde el punto de vista reproductor es un desperdicio de energía y, sobre todo, es el recurso sexual más asequible a todo el mundo y que permite desfrutar totalmente de la libertad sexual.

A raíz de toda la revolución que se desata dentro del adolescente, aparece la masturbación , que traduce el desarrollo biológico. En este punto aparecen diferentes discursos respecto a si la masturbación es normal, anormal….Debemos indicar que la masturbación es un signo más del desarrollo sexual del adolescente y es un acto completamente natural.

Lo normal es que la masturbación sea la primera experiencia sexual de una persona y por lo tanto forma parte de su aprendizaje sexual antes de iniciarse con otros amantes.

La masturbación es algo típico de personas solas o solitarias.

Hoy día existen concepciones bien diferentes sobre la masturbación. No sólo se ve como algo natural para personas sin pareja sino también para quienes gozan de una pareja permanente; de hecho la masturbación frente a la pareja o el tocamiento mutuo de los genitales forma parte de la multitud de juegos y opciones sexuales que preceden al coito o lo sustituyen cuando es necesario.

La masturbación es típicamente masculina, no femenina.

Aunque la masturbación se da con más frecuencia en hombres que en mujeres, es algo que también se da en ellas y es todavía más necesaria; sobre todo para mujeres que difícilmente alcanzan el orgasmo con la penetración.

Las mujeres que han aprendido a masturbarse antes de ser amadas tengan más facilidad para llegar al orgasmo durante el coito que otras que nunca lo han hecho o no han desarrollado la habilidad y sensibilidad suficiente. Es evidente que la masturbación tiene muchas cosas positivas.

Es un hábito propio de las personas jóvenes e inmaduras.

La masturbación sirve además como parte de los juegos eróticos y de las fantasías sexuales. Para conocer y comprender mejor el propio cuerpo, sus respuestas y necesidades y, en el caso de la masturbación mutua o frente a la pareja, para conocer mejor las necesidades sexuales de nuestro amante.

4. ¿SEXUALIDAD EN NIÑOS, ANCIANOS Y DISCAPACITADOS?

Los niños y ancianos y discapacitados no tienen sexualidad.

La sexualidad forma parte del desarrollo normal del niño y el adolescente. Desde la primera infancia el niño experimenta sensaciones placenteras al tocarse, al ser acariciado y besado, y observa las expresiones de afecto y las actitudes sexuales de los adultos que le rodean.

Para la mayoría de la gente el juego sexual es un rasgo de juventud, de personas “normales” (consideran “anormales” a toda persona con cualquier tipo de deficiencia, sobre todo psíquica) el cual, ejercido después de determinada edad, o fuera de lo común adquiere una denostada connotación de actividad viciosa, insana y aún peligrosa para la salud. Pero el sexo como actividad física y psíquica no tiene una edad de comienzo ni de fin, ni un tipo de persona; nos acompaña toda la vida. Su uso goce y disfrute no depende de la edad o el estado físico tanto como de la relevancia que haya tenido en la vida del sujeto y de la sensación global que de él guarde, así como que se tenga al lado la persona que te motive, estimule y provoque.

La vida sexual de la mujer termina en la menopausia.

MENOPAUSIA: supresión de la menstruación de forma definitiva de forma natural (40-50 años)o quirúrgica (extirpación del útero). Va seguida de un conjunto de síntomas (síndrome climatérico). Los deterioros físicos afectarán a múltiples órganos especialmente de los genitales. Esta atrofia del aparato genital es más rápida cuanto menos se usa.

Como bien explicó el psicólogo, sexólogo Bruno Moioli, “la necesidad de cariño, de compañía, de comprensión, de amor, de placer,… no desaparece con la vejez ni mucho menos; puede incluso potenciarse y desarrollarse más”.

5. EMBARAZOS

En el siglo VIII existía la creencia en Persia que estornudar y dar los siete saltos mágicos hacia atrás después del coito desalojaba el semen.

Diez siglos más tarde, en el XVIII, en Francia, todo buen hotel tenía una ducha postcoital a disposición de sus clientes, en la creencia de que el lavado vaginal era un buen método anticonceptivo.

Pero, aún hoy, en pleno siglo XXI existen creencias como:

  • La primera vez, no hay probabilidad de embarazo.
  • Su la mujer ha llegado a la pubertad y se encuentra ovulando puede quedar embarazada aún si es la primera vez que tiene relaciones sexuales y aun si no ha tenido su primer periodo menstrual.
  • Retirar el pene de la vagina antes de eyacular (coitus interruptus) es una forma efectiva de prevenir el embarazo.
  • El coito interrumpido o marcha atrás no es efectivo como método anticonceptivo. Antes de la eyaculación se segregan fluidos pre- eyaculatorios que contienen miles de espermatozoides capaces de fecundar el óvulo y producir un embarazo.
  • Para que una mujer se quede embarazada es necesario que hombre y mujer alcancen el orgasmo a la vez.
  • Si la chica esta con la regla, no hay probabilidad de embarazo.
  • Si lo haces de pie, no hay probabilidad de embarazo.
  • Tanto en los mitos sobre embarazo como de menstruación, solo bastaría para desterrarlos pensar con un poco de lógica, pero lo que más ayuda a ver lo absurdo de estas creencias es enseñar unos contenidos básicos de fisiología y anatomía, y que invitamos a que se introduzca como módulo imprescindible dentro de la educación sexual.
6. JUEGOS SEXUALES Y HOMOSEXUALIDAD

¿Los juegos sexuales con personas del mismo sexo llevan a la homosexualidad?

Los juegos sexuales con el mismo sexo son más habituales de lo que se piensa. Son experiencias ocasionales tras las cuales está el manifiesto deseo de explorar en los niveles de la sexualidad, experimentando sensaciones con alguien con quien se tiene confianza e intimidad.

Estos juegos no implican falta de definición frente al sexo opuesto, sino que son un mecanismo de liberación ocasional del natural deseo sexual, que no provoca daño alguno.

Los juegos sexuales a los que nos referimos incluyen actividades como caricias íntimas mutuas, dormir, bañarse, ducharse juntos / as.

Parece haber una mayor tendencia a este tipo de juegos entre las chicas por resultar más común que amigas muy íntimas duerman juntas, por ejemplo: preferentemente en estas situaciones cuando desde el simple y leve movimiento y roce de cuerpos se pasa a niveles crecientes de excitación y sobreexcitación que dan paso, a partir de un código silencioso y tácitamente aceptado por las partes, a caricias íntimas diversas para culminar en orgasmos por masturbación o por mutuas caricias íntimas que llevan también a un final orgásmico.

En los chicos es diferente. Se da un similar tipo de juegos aunque con menos contacto de los cuerpos. La excitación, por lo general, nace a partir de conversaciones sobre sexo y observación en conjunto de revistas con desnudos femeninos y culmina en masturbación.

¿Si se tiene alguna vez una experiencia heterosexual (homosexual) ya se sabe que tu orientación es heterosexual (homosexual)?

La curiosidad y el alto nivel de sensualidad que aparecen en la adolescencia suelen manifestarse hacia amigos del mismo sexo, en ocasiones.

Aproximadamente el 10% de los varones tiene experiencias homosexuales durante la adolescencia. Esta conducta es en gran parte producto de la curiosidad y del alto nivel de sensualidad unido a una gran timidez frente al sexo opuesto y no pronostica una inclinación homosexual en la edad adulta.

¿Los homosexuales lo que tienen es un problema genético u hormonal y por tanto son enfermos?

La libido, el impulso sexual no tiene correlación directa con las tasas de hormonas sexuales en sangre y en contra de lo que la mayoría piensa, se puede controlar porque es algo más psíquico que fisiológico. Y a su vez la distribución hormonal no tiene nada que ver con la orientación sexual. En alguna ocasión – sobre todo cuando se pensaba que la homosexualidad era una enfermedad – cuando se ha intentado poner tratamientos a homosexuales de aumento de testosterona (hormona masculina) lo único que se ha conseguido es un aumento de la libido o impulso sexual pero en la misma dirección que antes.

3. NECESIDAD DE EDUCACIÓN PSICOSEXUAL

Deberíamos empezar a incluir la educación sexual en todos los centros educativos y no seguir dejando la responsabilidad de desinformar en los medios de comunicación, los amigos o la Iglesia.

Es totalmente incierto que la educación sexual en los colegios conduzca a la promiscuidad. Existen estudios realizados en los últimos años que demuestran que la educación sexual no incita en absoluto a una mayor frecuencia en búsqueda de pareja de forma promiscua, por el contrario, una educación sexual correctamente transmitida ayuda a reducir estas actitudes, además de ayudar a los jóvenes a desarrollar actitudes positivas y saludables hacia la sexualidad.

La educación sexual debe contener los siguientes aspectos: aclarar las preocupaciones sobre comportamientos sexuales; explicar los cambios corporales en la pubertad; proporcionar información sobre anticoncepción y sobre enfermedades de transmisión sexual; pero sobre todo, fomentar una sexualidad saludable y responsable.

Pero, ¿qué significa ser sexualmente saludables?. Pues consiste en tener el conocimiento y las habilidades necesarias para tomar decisiones responsables sobre su conducta sexual. Comprender el desarrollo sexual y los sentimientos que nacen con él. Tener la habilidad y la autoestima suficientes para planear su recorrido por la vida y estar lo suficientemente motivados para pensar en las consecuencias futuras de las decisiones que tomen hoy.

4. BIBLIOGRAFÍA

ALBERT MATEA, Antonio (1998): “Mitos y tópicos en la pareja. Normas para disfrutar de la vida sexual”. Ediciones libertarias. Madrid.
DELGADO, M. Y OTROS. NIETO, J. A. Y COMP. (1991): “LA SEXUALIDAD EN LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA. LECTURAS ANTROPOLÓGICAS”. Fundación Universidad-Empresa. Madrid.
MARGARET MEAD (1995): “ADOLESCENCIA Y CULTURA EN SAMOA”. Paidós Studio. Barcelona.
SANZ, F. (2003): “LOS VÍNCULOS AMOROSOS”. Kairós. Barcelona.

DIRECCIONES ELECTRÓNICAS:

http://www.redmujer.com
http://www.aacap.org/publicatios/apntsFam/fff57.htm
http://www.cnrioja.es/asexorate
http://www.hoy.com.ec/libro6/varon/vao7.htm
http://www.redcientifica.com
http://www.centrojoven.org
http://www.retropoliglobal.com
http://www.terra.xom.pe/sexalud/articulos/misc/mitos.shtml



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies