Ligar: ¡Ay! ¡Cómo hemos cambiado! (Parte II) | aidepsicologia
17327
post-template-default,single,single-post,postid-17327,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
ligar-ay-como-hemos-cambiado

Ligar: ¡Ay! ¡Cómo hemos cambiado! (Parte II)

Como decíamos en nuestro anterior artículo, la forma de ligar ha cambiado en las últimas décadas y a un ritmo vertiginoso en los últimos años, con la expansión de las redes sociales y las aplicaciones móviles.

Atrás quedan los noviazgos de largas charlas, paseos, flirteo a través de piropos, poesía, cartas de amor, deseo “educado” para esperar, respeto, paciencia, roles bien establecidos para ellos y para ellas, años de conocimiento, consentimiento por parte de la familia… Ahora el modelo se ha convertido en inmediatez, cercanía, comunicación clara, concisa y directa, deseo desbocado, facilidad, accesibilidad, variedad, diversidad, prontitud, economía de tiempo, desconocimiento por parte de las familias o entorno, impaciencia, intercambio de roles, sin límite geográfico ni sexual, lenguaje directo, a veces carente de cortesía… ¡Ay! ¡Si Neruda levantara la cabeza!!

Quizás el cambio más llamativo en todo este asunto radica en la fase de seducción. Es facilísimo acceder a una gran cantidad de personas a través de las Internet y las Apps para móviles, por tanto el esfuerzo por la conquista se minimiza. Antes se iba probando a ver quién encajaba para una conversación interesante o divertida y si surgía algún feeling. Ahora, con este nuevo modelo del “Ligue a la carta” si alguien no encaja en lo que se busca, sencillamente no se pierde el tiempo en dar oportunidades, sino que se pasa al siguiente. Es un simple juego y gana el/la que mejor maneja sus cartas.

Antes se hablaba de “salir a cazar”. Hoy en día las “presas” no son tal, sino perfiles, avatares, escaparates que se muestran en pequeñas pantallas luminosas a la espera de que alguien encaje o con quien encajar. Ya no es necesario que sea para toda la vida. La expresión “Carpe Diem” se lleva al extremo y el aquí y ahora es lo que importa.

Es muy curioso ver en cualquier bar, pub o lugar de ocio como un porcentaje altísimo de personas miran hacia abajo, a sus pantallas. En lugar de intentar entablar una conversación con las personas que tienen al lado, lo que muchos/as hacen, es buscar una aplicación que les diga qué chicas/os están disponibles en ese momento para conseguir su objetivo de forma rápida y sin emplear demasiado esfuerzo. Recuerdo con cierta nostalgia cuando recurríamos a la frase “¡Mírame a los ojos cuando te hablo!” para que no se perdiera la mirada en la profundidad de un escote. ¡Quien nos iba a decir que íbamos a sustituir tan seductor espectáculo, por un montón de pixeles!

Y puede parecer que todo esto de las nuevas tecnologías es algo de jóvenes. Nada más lejos de la realidad. Generaciones anteriores, de esas que ligaban a la “antigua usanza”, se han adaptado a la perfección a los nuevos tiempos. Personas que se han separado, cansado (este entorno también es un gran caldo de cultivo para la infidelidad), viudos/as, solteros/as de edad madura, encuentran en esta nueva forma de ligar, un aliado para mantener a raya el sentimiento de soledad y donde muchos/as encuentran una motivación para continuar buscando el amor, la diversión y el placer.

Como veis, los tiempos han cambiado y nos hemos adaptado como camaleones a esta nueva fórmula de interacción. Hemos ganado cosas, pero en este “carpe diem afectivo-sexual” también se han perdido otras por el camino. Llamadnos nostálgicas, pero el tonteo y las cosquillitas en el estómago… ¡tenían su arte!

 

Virginia Guzmán Rodríguez (Psicopedagoga-Sexóloga)
Rebeca Lajos Rañó (Psicóloga-Sexóloga)

Etiquetas


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR