Investigando el amor… ¿Tienes una relación saludable? | aidepsicologia
17251
post-template-default,single,single-post,postid-17251,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
investigando-el-amor-tienes-una-relacion-saludable

Investigando el amor… ¿Tienes una relación saludable?

Hace unas semanas planteábamos en este blog un articulo titulado “Cinco claves para ser feliz en pareja”. En él, dábamos algunas pistas sobre aspectos que son deseables en una relación de pareja y que suelen tener una correlación directa con la felicidad (aunque no olvidemos que gran parte de esa felicidad radica en el bienestar con uno/a mismo/a y no en volcar en el otro la responsabilidad de hacernos sentir bien).

Pues bien, siguiendo en la misma línea de este artículo, hoy queremos plantearos unas cuestiones para la reflexión, que pueden servirnos para “diagnosticar” nuestra relación y a nosotros/as mismos/as. No importa si ahora tienes pareja o no, tus experiencias en pareja del pasado las expectativas de futuro, te pueden servir de referencia (piensa que con estas reflexiones buscamos conocernos un poco mejor a nosotros/as mismos/as y no tanto a la otra persona). Así que, ahí van:

  1. Plantéate cuál es el modelo de pareja que para ti es el más adecuado, en el que te sientes cómodo/a. ¿Qué esperas que la otra persona haga? ¿Y qué estás dispuesto a hacer tú por él o ella? Sé sincero/a contigo mismo/a.

Quizás para responder a esta cuestión nos sea de utilidad plantearnos qué aspectos de la otra persona o de la relación nos son imprescindibles (sin los cuales la relación no tiene sentido, el límite mínimo, lo básico sobre lo cual construir la relación); cuáles son los deseables (aspectos que no siendo básicos ni fundamentales, añaden valor a la relación y hacen que mejore la calidad de vida); y cuales son los prohibidos (aquéllos aspectos que de estar presentes supondrían que se cuestionase la viabilidad de la relación, y que a veces están basados en experiencias negativas con anteriores parejas: -en ocasiones nos resulta más fácil saber lo que no queremos que lo que queremos-).

Aquí os adjuntamos un ejemplo de cómo plantear esto en una tabla:

IMPRECINDIBLES        

(límite mínimo, o básico)

DESEABLES        

(recomendables, añaden valor)

PROHIBIDOS                  

 (no tiene cabida e la relación)

          Respeto

          Atracción mutua

          Sentido del humor

          Complicidad

         

 

          Independencia económica

          Afición por el deporte

          Sin cargas familiares

         

          Celos

          Agresividad

          Pesimismo

         

2.Repasa las “Cinco claves para ser feliz en pareja” pensando en tu actual relación, en la que tuviste en el pasado o en la que te gustaría tener. Mas que pensar en qué no tiene el otro/a, piensa ¿qué puedes hacer tú para conseguirlas? (aquí te las mencionamos de nuevo, pero no dudes en volver sobre el artículo si quieres ampliar la información)Cinco claves para ser feliz en pareja

  1. La relación debe ser fácil, debe fluir sin demasiado esfuerzo.
  2. Que los miembros de la pareja no tengan naturalezas demasiado incompatibles, no sean demasiados diferentes. Esto no significa que las diferencias no puedan salvarse, lo que supone es que habrá que aceptarlas y afrontarlas.
  3. Que los miembros de la pareja sean verdaderos compañeros, que sean amigos. Sentir que el otro nos entiende y viceversa.
  4. Que exista confianza en el otro. tener la certeza de que la pareja quiere nuestro bien y no nos va a dañar.
  5. Que exista el deseo espontáneo de que el otro también esté bien, por encima de nuestros miedos o carencias. A veces coartamos libertades personales de nuestra pareja para manejar nuestras propias inseguridades.

 

3.Hay dos razones por las que una persona se mantiene en una relación por muy insatisfactoria que ésta sea: por miedo a la soledad y por miedo a sentirse insegura. Evalúa en qué medida estos miedos te pueden afectar en el presente o te han afectado en el pasado. Si es así, es hora de que te plantees superarlos, que trates de ganar confianza y mejorar tu autoestima. De lo contrario, es posible acabar en relaciones de dependencia que nos lleven a soportar “prohibidos” o renunciar a “imprescindibles”. Y eso, queridos y queridas, es “pan para hoy y hambre para mañana”.

Esperamos que estas reflexiones os hayan sido de utilidad para hacer un autoanálisis sobre vuestras necesidades y deseos y a través de ellos llegar a un diagnóstico de cómo es vuestra relación. Y si ésta no está del todo sana, no descartéis acudir a profesionales… no hace falta estar en la UCI para solicitar asistencia!

 Rebeca Lajos Rañó
Psicóloga Sexóloga de Aidé

Etiquetas


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR