Bésame, bésame mucho | aidepsicologia
17113
post-template-default,single,single-post,postid-17113,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 
besame-mucho

Bésame, bésame mucho

Más allá del nombre de un bolero, (y de la polémica suscitada hoy en el congreso) este título esconde una gran verdad. Besarse es un gran plan. Y hacerlo con frecuencia, muy muy bueno para la salud.

Aunque besos hay muchos, en este artículo nos centraremos en los besos apasionados, esos que activan una cascada química y de emociones en nuestro cerebro capaces de llevarnos al séptimo cielo. Fijaos si son importantes que en nuestro cerebro el área cortical dedicada a los labios es mayor que la dedicada a los genitales. Máxima sensibilidad!

Cada vez que besamos, tal y como describe el experto David Bueno (biólogo especialista en genética de la Universidad de Barcelona) nuestros neurotransmisores (mensajeros que comunican las neuronas entre sí) se ponen a trabajar, y de qué manera!

  • La dopamina, nos hace sentir placer y bienestar
  • La serotinina, nos lleva a la excitación y el optimismo
  • La epinefrina, que incrementa la tasa cardíaca, el tono muscular y la sudoración
  • La oxitocina, que genera confianza y apego

 

Pero, además, se liberan otras sustancias, como por ejemplo, el óxido nítrico, que relaja los vasos sanguíneos, provocando un incremento en el flujo sanguíneo del pene y, por tanto la erección. O la feniletilamina, una anfetamina potente y rápida que estimula el sentimiento de placer. Casi na!

Pero por si estos argumentos químicos no os convencen, tenemos más.

  • Besar reduce la tensión arterial: no sólo nos alegra el corazón, sino que además disminuye la presión sanguínea. Hipertensos/as del mundo, pasaos del Capoten y los diuréticos, a los besos apasionaaados!
  • Besar ejercita más de 30 músculos en tu cara y unos 134 que conforman la postura del resto del cuerpo. No es como una sesión de spinning, pero es una placentera manera de mantenernos en forma y combatir la flaccidez facial!
  • Besar elimina los calambres, dolores de cabeza y molestias menstruales gracias a la dilatación de los vasos sanguíneos que proporciona una buena sesión de besos, y la secreción de endorfinas, del mismo modo que también se consigue con un orgasmo.
  • Besar combate las caries, reduce las reacciones alérgicas y mejora nuestro sistema inmunológico: al besar estimulamos la producción de saliva, lo que ayuda a eliminar la placa dental. En el preciso instante que deslizamos nuestros labios sobre los ajenos, también estamos intercambiando alrededor de 40.000 microorganismos, pero no nos alarmemos: al besar, nuestro cuerpo también produce todo tipo de neuropéptidos, unas sustancias químicas que evitan las infecciones. Además, en el caso masculino, en la saliva de ese beso apasionado se esconden pequeñas cantidades de testosterona, capaces de estimular la líbido de su partener.
  • Besar aumenta la autoestima: sentirnos queridos, conectados, y deseados son catapultas de nuestra autoestima. Incluso aumenta nuestra percepción de atractivo!
  • Besar es una de las puertas de entrada al deseo y la excitación. Si notas que tu apetito sexual ha disminuido o se ha desvanecido, plantéate qué ha pasado con tus besos apasionados… Quizás en su ausencia esté parte del problema.
  • Besar sirve de termómetro para evaluar la compatibilidad con nuestra pareja; a través de un ósculo, de su olor, su sabor, su química, podemos llegar a apreciar claves biológicas de idoneidad, salud y capacidad genética, todo ello a nivel inconsciente.

 

Si todavía os queda alguna duda sobre la relevancia de incluir los besos en vuestro día a día, deciros que los besos frecuentes son uno de los mejores predictores de satisfacción en la pareja, (algo que no sucede por ejemplo, con la penetración), así como su ausencia, uno de los primeros signos de que las cosas pueden no ir bien.

Es por ello que os invito a examinar vuestros besos:

  • ¿Cuánto os besáis? Cuanto más, mejor. Y si lo haces menos de una vez al día… Maloooo. Ponte las pilas!! Y Alcalinas!!
  • ¿Cuándo os besáis? Imprescindible mañana y noche. Lo primero y lo último. Y una vez más, cuanto más, mejor.
  • ¿Cómo son esos besos? El beso de abuela o el de compromiso, no cuenta. Beso sincero, sentido, intenso y que transmita sentimiento. Un señor “morreo”.

 

Desde aquí quiero hacer un llamamiento a todos/as aquellas que tenéis pareja para reivindicar la importancia de los besos. Son sanos, nos provocan bienestar y ¡¡son gratis!! ¿Recordáis esos besos magnéticos que te hacían imposible despegarte del otro/a? Son magníficos!! Volved a besaros como al principio! Como cuando sentíais mariposas! Como cuando no sabíais si habría más y podía ser el último! Como cuando los besos eran lo que desencadenaba la pasión y el deseo arrebatador!! Y si estás leyendo este artículo al lado de tu pareja, no esperes un segundo más y cómele la boca!

VIVAN LOS BUENOS MORREOS!!

Rebeca Lajos Rañó
Psicóloga-Sexóloga en Aidé



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies