¿Alta infidelidad? | aidepsicologia
17290
post-template-default,single,single-post,postid-17290,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 
alta-infidelidad

¿Alta infidelidad?

Retomando un artículo de Jorge Bucay que hace unos días publicamos en nuestras redes sociales, titulado ``Hay que tener un amante`` y dado el debate generado, hemos pensado en rescatar una publicación sobre los límites de la fidelidad que creemos que os puede resultar interesante...

Voilá!

¿Alta Infidelidad?

De un tiempo a esta parte viene proliferando un nuevo modelo de negocio cuando menos peculiar: las webs para infieles, plataformas online donde nos facilitan un espacio seguro, discreto y sencillo para estos encuentros “fuera de la ley”.

Estamos ante un tema polémico… desde el mundo de la empresa y la publicidad nos dirán que simplemente responden a una necesidad que ya existe, que nadie “obliga” a entrar en este portal, y que simplemente facilitan un canal de comunicación entre personas que así lo demanden… Desde las posturas más “fieles” al “matrimonio de toda la vida”, este tipo de iniciativas empresariales se ven como algo amoral, incluso indigno, y puede que también como una amenaza… ¿Dónde posicionarnos?

Personalmente creo que ni el bueno es tan santo ni el malo tan diablo…

Los modelos de pareja son múltiples y ninguno tiene por qué ser mejor que otro a priori… Es una cuestión de consenso y de similitud de criterio dentro de la propia pareja.

¿Es mejor un matrimonio convencional, con su estabilidad, su seguridad afectiva, su compromiso… a costa de la ausencia de novedad, la rutina o la falta de pasión…? ¿O quizás es preferible una relación más abierta, con más diversión, deseo, emoción… con el riesgo de la desconfianza, la inseguridad o la culpa?

La respuesta… “a gusto del consumidor/a”.

Cada modelo de pareja tiene sus ventajas y sus inconvenientes y el conflicto no surge normalmente del modelo en sí, sino del grado de consenso en el mismo. Si uno/a de los miembros de la pareja opta por un modelo más cerrado y convencional, y el otro/a miembro prefiere uno más abierto… Voilá! “Cariño…Tenemos un problema…”

Es probable que tal dilema requiera de unas buenas habilidades de negociación para tratar de encontrar un modelo que sea “cómodo” para ambos, o bien que optimice las ventajas y minimice los inconvenientes. En este sentido si optamos por una fórmula más tradicional, habrá que estar pendientes de no caer en la rutina, de innovar en lo cotidiano (tanto dentro como fuera de la cama), de estimular la imaginación (recurso ilimitado donde los haya!)… En fin, de conseguir que algo que es repetitivo y con mucha probabilidad nos generará “habituación”, se convierta en algo versátil y atractivo.

En caso de que os decantemos por un modelo más “abierto”, será importante consensuar unos ciertos límites a esa libertad, de manera que se gane seguridad, confianza y compromiso.

Como conclusión podemos decir que los límites de la fidelidad son bastante elásticos, dependiendo más del criterio de la propia pareja que de un constructo social o del significado que a la palabra le de la Real Academia. Aunque lo que sí es cierto de manera prácticamente generalizada es que si un determinado comportamiento es “justificable” para uno/a (véase, una pequeña aventurilla sin importancia…), la misma vara de medir deberíamos tener con el otro/a…

Y sin duda, lo que la mayoría siguen considerando reprobable independientemente de dónde pongamos el rasero de la fidelidad es, el engaño.

Ahora os toca decidir a vosotros lo moral o amoral que os resultaría según qué comportamiento propio o de vuestra pareja…

¿Qué me decís?…

 Rebeca Lajos Rañó
Psicóloga-Sexóloga Aidé

Tags:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies